Meteora, guerra y fe

En Meteora, la necesidad de escapar del enemigo turco se aunó con la religiosidad para construir estos portentosos monasterios. No hay nada que mueva más fuerzas que la fe y la guerra. Los primeros fueron construidos por monjes en el siglo XIV, llegando un siglo después a la cifra total de 24 monasterios, de los que hoy sólo quedan seis.

DSC_72962 copia
Los monasterios se sitúan en lo alto de formaciones de roca gris que desafían a la gravedad.
DSC_7730 copia
Desde la altura de los monasterios se controla la llanura, algo fundamental para controlar al enemigo.
DSC_7661 copia
Empezando la subida hacia las montañas. En la imagen, el pueblo de Kalambaka.
DSC_7676 copia
Rodeados de paredes verticales de decenas o incluso cientos de metros de altura, los monasterios son una fortaleza inexpugnable.
DSC_7240 copia
Para alcanzar la parte superior era necesario subir gran cantidad de escaleras, aunque antiguamente la única manera de subir era atándose una cuerda a la cintura y siendo elevado con poleas.
DSC_7718 copia
Los monasterios se adhieren a la roca como si fueran uno mismo. Desafiando a la gravedad se extienden por la parte superior de las formaciones rocosas aprovechando cada palmo de terreno.
En primer plano el monasterio de Varlaam. Detrás y más abajo, el de Roussanou.
En primer plano el monasterio de Varlaam. Detrás y más abajo, el de Roussanou.
DSC_7286 copia
Las carreteras serpentean entre las montañas llevando decenas de autobuses turísticos. La mayoría provienen de Atenas o de Corfu, para hacer una visita de ida y vuelta en el mismo día.
DSC_7738 copia
Preparándose para el invierno, un monje carga en una especie de telecabina trozos de leña.
DSC_7304 copia
desde la plataforma en el centro de la imagen sale una polea con la que se elevan las mercancías con las que viven los monjes.
DSC_7232 copia
El monasterio de Gran Meteora es el que le da nombre a la zona.
DSC_7280 copia
Imagen de las escaleras que es necesario subir para llegar a los monasterios.
DSC_7259 copia
A los monjes les gustaba el vino. En los monasterios había museos donde se mostraban las herramientas que empleaban para producirlo, así como las barricas donde lo depositaban. La de la imagen da para unas cuantas celebraciones.
DSC_7161 copia
Muchos cristianos ortodoxos acuden a los monasterios en acto de peregrinaje.
DSC_7158 copia
¿Cómo se las apañaban con el agua? En el monasterio Gran Meteora hay una fuente, aunque desconozco si se trata de un nacimiento o de simples tuberías.
DSC_7156 copia
El interior de los monasterios cuenta con mucha decoración e incluso capillas de extrema belleza (donde está prohibido tomar fotografías).
DSC_7137 copia
Muestras de libros sagrados escritos en cirílico.
DSC_7129 copia
Estantería llena de calaveras y fotos de monjes estrella, a modo de reliquias de los antepasados.
DSC_7119 copia
Cientos de turistas europeos y asiáticos abarrotan las escaleras de los monasterios de Meteora en las horas punta de los tours.
DSC_7097 copia
Gran Meteora es verdaderamente grande.
DSC_7089 copia
El monasterio más pequeño: Agiou Nikolaos Anapafsas
DSC_7605 copia
El sol se pone tras Gran Meteora

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies