Cabeza cortada sobre un poste, fumándose un cigarrillo

Masacre en Nanjing

Diciembre de 1937, se inicia la conocida como Masacre de Nanjing. A los japoneses no había quien los parase, y el Gobierno de China, junto con gran parte del ejército, huye desatado de Nanjing, capital administrativa de China en la época. Huyen, no sin antes pedirle a los habitantes de la ciudad que no escapen, que aguanten en la ciudad hasta el final. Así lo hicieron, y durante unas seis semanas fueron masacrados a miles. Los chinos estiman unas 300.000 muertes, los japoneses a veces niegan la propia masacre, arrojando más leña al fuego que alumbra un insoluble conflicto diplomático y social en la actualidad. Otras voces alejadas del PCC afirman que murieron entre 100.000 y 250.000 personas, dependiendo de las fuentes.

Cabezas cortadas encima de postes de madera, fotos de mujeres desnudas tras haber sido violadas, cientos de cadáveres tirados en el suelo o en un hoyo tras haber sido fusilados, cuerpos quemados con gasolina, japoneses celebrando felizmente su crueldad justo antes de cortar cabezas con una katana, un abuelo portando a su nieto muerto en brazos… Los japoneses reunían a miles de chinos en grupos compactos y luego los ametrallaban.

Preparando la decapitación. El soldado al fondo ríe, contento.
Preparando la decapitación. El soldado al fondo ríe, contento.

Otras veces les hacían cavar zanjas donde, tras decapitarlos, eran enterrados. Esos eran los afortunados; otros eran quemados vivos, torturados, amputados, etc. Un sin fin de imágenes que muestran hasta dónde llega el Hombre cuando la violencia es incentivada y el odio irracional germina en las enfermas mentes humanas. Da igual de que país seamos, todos somos iguales, todos los pueblos han perpetrado estos actos en algún instante de su Historia.

Masacre de Nanjing
Pintura, de tamaño colosal, reflejando los fusilamientos masivos (acompañados de fuego)

El museo es terriblemente explícito en sus fotografías y comentarios, demasiado crudos como para que aquello estuviese plagado de escolares de corta edad yendo y viniendo. Al tiempo, la profusión de eslóganes de repudio hacia el Japón me pareció asquerosamente propagandística, acompañada por irrisorios mensajes chovinistas sobre el maravilloso Partido y el pueblo chino. Más que un museo levantado para mostrar a la sociedad lo pernicioso de la violencia, la guerra y el odio; más que dar lecciones sobre lo que hay que evitar; me pareció un museo erigido para mostrar que los malvados diablos de Japón mienten como malditos cuando niegan sus atrocidades asesinas. Así de patético.

Busca perpetuar el odio contra el país vecino, que es lo que se consigue cuando hablas sobre todo lo malo que hicieron ellos, pero ocultas y mientes sobre todo lo malo que hiciste : Revolución Cultural, Plaza Tiananmen, abortos forzados, pena de muerte, derechos humanos, corrupción, desapariciones, genocidios, contaminación, etc. Obvia me pareció la razón por la que es uno de los pocos museos gratuitos que he visto en China: conforma la típica maniobra nacionalista para mantener a las masas alejadas de los problemas patrios reales, distrayendo y vertiendo su frustración sobre un enemigo desconocido de afuera. Cimentando el miedo, promoviendo el odio.

14 de Diciembre de 1937. Dos soldados japoneses se hacen famosos a raíz de la competición que llevan entre manos. Se trata de ver quién es capaz de matar más chinos, tal y como explica la imagen del periódico japones de la época. Uno llevaba 106 muertes, el otro 105; establecieron que ganaría el que primero alcanzase 150.

DSC_8484

Admito que los datos e imágenes que se ofrecen sobre lo que sucedió, son en su mayoría verídicos; escabrosos hasta lo obsceno, pero ciertos. Lo único lamentable desde un punto de vista histórico es la propaganda en la que se autoproclaman los principales artífices de la derrota del Imperio Japonés en la II Guerra Mundial, “ayudados” por otros países aliados como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, etc. Y es que si no fuera por Estados Unidos, en China hablarían japonés a día de hoy.

Joven llorando (arriba) tras ser violada, aún desnuda (censurada en parte)
Joven llorando (arriba) tras ser violada, aún desnuda (censurada en parte)

Otro dato impactante ofrecido en el museo, muy al hilo de otro post que ya escribí sobre la represión sexual en Japón -problema que viene de antiguo y ya se dejaba notar durante aquella guerra-, es el referente a las violaciones. Se calcula que las sufrieron unas 20.000 mujeres durante el encierro de Nanjing. Incluso se crearon, por mandato gubernamental, barracones de esclavas sexuales para elevar la moral y satisfacer las necesidades reprimidas de los soldados nipones. Solo mencionaré un dato de entre las muchas fotografías y testimonios personales que analicé: si las chinas eran feas, eran violadas de 10 a 20 veces cada noche; las guapas podían ser violadas hasta por 40 soldados. Algunas morían durante el proceso, pudiere que por algo así como la propia extenuación causada por las sucesivas violaciones, unida a la extrema debilidad exponenciada por el hambre y la pena. Otras morían a raíz de las numerosas infecciones sexuales contraídas, úlceras vaginales, o simplemente asesinadas una vez dejaban de servir a la causa. Triste vida y triste muerte.

DSC_8491

Esta joven mujer fue capturada por soldados japoneses mientras se encontraba en la Zona de Seguridad, la confinaron durante 38 días, y la violaron de 7 a 10 veces al día. Contrajo tres de los más graves tipos de enfermedades de transmisión sexual, junto a extensas úlceras vaginales, que provocaron su liberación al dejar de tener valor sexual para los soldados. La foto es de varias semanas después de que fuese liberada; aún se puede notar en su cara el sufrimiento. El mismo día que la secuestraron, su marido también fue capturado. Nunca se volvió a saber de él. Se puede estar seguro de que fue asesinado junto con otros miles.

Alejándome del recuerdo del museo de la masacre de Nanjing, me viene a la memoria cuando un taxista en Xiamen me preguntó si Japón estaba cerca de España. Le dije que no, que muy lejos. Contestó que él no sabía dónde estaba Japón, pero que odiaba a los japoneses. Hilarante. Puedes decir que, bueno, solo era un taxista, una persona de escasa cultura cuya opinión no va a ninguna parte. Pero es que así puede haber, un decir, 800 millones de chinos. Eso ya acojona más.

Tenía una amiga china universitaria, muy leída ella sobre autores extranjeros -leía a libro por semana, en ese momento estaba con Hemingway-; con amplio conocimiento sobre el mundo en general, máxime cuando estudiaba Filología Inglesa y Japonesa en la Universidad de Xiamen, de las mejores del país. Le pregunté por su opinión sobre los japoneses y su respuesta fue idéntica, los odiaba; pero cuando le pregunté el porqué, se quedo en silencio unos segundos, pensativa, para desbaratarme con su respuesta: porque en el pasado hicieron cosas muy malas. Le dije que eso fue hace más de 70 años, y que el propio gobierno Chino había hecho cosas horribles contra su propio pueblo más recientemente. Otra vez se quedó en silencio unos segundos, puso cara de enfado y me vino a decir que los japoneses son malos; y punto.

DSC_8498
Museo de la Masacre, Nanjing

Actualmente, lo que me parece más pernicioso, lo que me da miedo de verdad, son las masas de personas autómatas; sumamente fáciles de manipular, e incapaces de discernir entre lo bueno y lo malo desde un punto de vista ético. La humanidad siempre ha sido así, no ha cambiado en su fondo, y pese a existir actualmente más libertad de pensamiento -variando según el país-, y también más herramientas de conocimiento -principalmente internet-, estas mismas herramientas están en ocasiones intervenidas por las clases políticas y/o económicas, que las subvierten para espiar, controlar y dirigir a las masas, convertidas éstas en mera mercancía que ni siquiera se percata de su situación. Ganado ovino. Esto tampoco es nuevo, pero las herramientas de hoy en día son mucho más potentes que las usadas en el pasado, y por tanto la magnitud de las consecuencias también pueden serlo. Siento que veremos cómo se desencadenan acontecimientos extraordinarios en los próximos años.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies