Un buda de dentro de las cuevas-templo

En el camino, Zhangye

Después de 19 horas seguidas entre trenes y autobuses por fin llegué al primer destino no masificado de la lista: Zhangye. Es una pequeña ciudad, un pueblo para China, de unos 300.000 habitantes, sin apenas tráfico rodado. Situada en el comienzo de la Ruta de la Seda, la cual estoy siguiendo desde que salí de Xian y continuaré hasta conquistar Estambul.

matisi
La entrada a Mati Si, donde había que apoquinar irremisiblemente

Una vez puse pie a tierra en la estación de tren de Zhangye, me dirigí sin solución de continuidad hacia la estación de autobuses, junto con Bruno, el amigo belga que ha decidido unírseme en la ruta por unos días. Tras dos horas en transporte público rústico, bien barato, siendo los únicos turistas y casi únicos pasajeros, llegamos a Mati Si. Era éste un pueblo minúsculo en la falda de montañas nevadas, prácticamente despoblado.

Una aldeana extiende cereal sobre la carretera para que sea trillado por los vehículos que pasan
Una aldeana extiende cereal sobre la carretera para que sea trillado por los vehículos que pasan

dsc_1147-copia

 

Creímos ver de lejos a cinco turistas chinos, pero el resto todos locales, y poquitos. En los alrededores hay un par de templos budistas excavados en las paredes de la montaña, formando cuevas de estilo bastante curioso e impresionante. A parte, las vistas del atardecer han sido inmejorables, y pese al frío repentino que sobrevino al ponerse el Sol, el cielo despejado permitía ver a decenas de kilómetros de distancia las montañas nevadas del sur y el valle del norte: una alfombra verde salpicada de pequeñas casas marrones, habitadas por modestos agricultores y ganaderos locales.

Por fin campo
Por fin campo

Nada más aterrizar en la aldea, una mujer china nos asaltó para ofrecernos hostal, que en seguida aceptamos tras preguntarle si tenía agua caliente. Contesto de forma impetuosa, de lo convencida que se encontraba: “que sí tenemos agua caliente, que sí”. Por la noche, no obstante, nos encontramos con que no había agua caliente en ningún lugar del pueblo, y lo que ellos entendieron por agua caliente era un termo de cinco litros con el que éramos libres darnos un lavado de gato o beber agua. Vamos a cumplir un par los días sin ducharnos por aquí.

El pueblecito, con casi todo cerrado por ser temporada baja
El pueblecito, con casi todo cerrado por ser temporada baja

Cenamos en el único restaurante que había en el pueblo, que servía un único plato: una sopa de fideos con hasta cuatro ingredientes desconocidos. Intuimos que la mayoría cárnicos, en forma de albóndigas, garbanzos gigantes, cilíndricos -que parecían ser tofu y no carne-, y otros en forma de tubos plastificado con su plástico incluido, que no tengo ni la menor idea de lo que eran. Al ver el color rojizo del mejunje, le pregunté al mozo que estaba al cargo que si era picante el asunto. “Que no es picante, que no”, me contestó seriamente convencido, el mozo. Cuando el bol de barro negro hirviente se posó sobre la mesa y dije de probar aquello, me quité el gorro y el chaquetón, bebiendo agua entre sudores y ardores.

El picante lilimento
El picante lilimento

Le pregunté al mozo que cómo me afirma que aquello no era picante, y me contesta que bajo su punto de vista no lo es, picante. Ante tal respuesta yo le espeté que a mi su punto de vista me la trae al pairo, y que lo que me importa es si era picante o no, desde un punto de vista global. Se rió y se volvió a sentar a ver telenovelas chinas con su novia, la única que había allí a parte de nosotros.

dsc_1269-copia

DSC_1203 copia
Un par de pagodas en la montaña

Pero bueno, hoy esto contento, respirando aire puro en un sitio no masificado que conserva algo de auténtico. Algo difícil estando en China. Mañana espera más de lo mismo, ¡esto empieza a ponerse bien!

CSC_1226 copia
Antes y después de ver las cuevas-templo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies