Ishkashim
A este simpático joven le compré el pañuelo que tiene entre sus manos

El mercado de Ishkashim, Afganistán

El mercado de Ishkashim, superpoblado de afganos y de cachivaches con apariencia de haber sido rescatados de un vertedero, era el mercado más alucinante que he visitado hasta el día presente. Los afganos en sí ya eran en su inimitable unicidad una atracción para todos los sentidos, porque parecían venir de la Edad Media, porque sonreían incansablemente, posaban ante la cámara e incluso pedían fotos con entusiasmo, porque eran amigables en el trato, daban la mano con alegría y respeto, y allí ya éramos todos amigos.

Los puestos de zapatos no exponían los anticuados y cutres zapatos musulmanes, como había dado en bautizarlos, tristes y de estilo marcadamente hortera, que llevaba viendo en cada mercado callejero desde que paseé por las calles de Kashgar. Aquí vendían zapatos como los que portaría cualquier joven en las calles de España, podrían haber sido sacados de cualquier mostrador de Pull&Bear, solo que de segunda mano. ¡Destrozados! Zapatos que si fueran míos terminarían en la basura sin mayor miramiento, para los afganos merecían un puesto en un mercado de Sábado por la mañana.

dsc_5540-copia
Típico afgano pastún de toda la vida

Se podía encontrar de todo en el mercado de Ishkashim. Plásticos extendidos en el suelo exponiendo los más variados elementos de compra venta en un popurrí descabellado, incluyendo desde pilas -quién sabe si usadas- hasta polvos de maquillaje, pasando por galletas con el embase de programas contra el hambre de las Naciones Unidas, botes de champú que seguro que habían sido reutilizados y cartones de zumo pakistaní que sabían a todo menos a natural. Los objetos que vendían era lo de menos, lo que me dejaba estupefacto era la orgía mercantil en la que todo se mezclaba, el inexistente marketing visual con el que todo se vendía. Abundaban así mismo los puestos de ropa, de pañuelos, de sombreros; así como de comida callejera, como la sartén de un metro de diámetro cubierta por una tela de donde salió el plov afgano que me zampé a medio día, mientras un afgano borrachísimo, tanto que se caía de la silla, intentaba venderme insistentemente todo lo que llevaba encima.

El plov afgano que me zampé
El plov afgano que me zampé

Paseé durante más de cuatro horas por el pequeño mercado de Ishkashim, de 150×50 metros a lo sumo, recorriendo cada puesto una, dos y tres veces. Me reí a carcajadas, conversé hasta la saciedad con decenas de afganos, tanto por gestos como por idiomas inventados allí mismo, en aquel momento, que quedarían para siempre en el recuerdo de los implicados. Disparé incontables veces “la mejor foto del día”, de la semana y de la totalidad del viaje, y me sentí un estúpido por haber pensado que Afganistán era la casa del diablo y que los afganos eran todos peligrosos asesinos despiadados que odiaban occidente.

Sombrero afgano en todo su esplendor
Sombrero afgano en todo su esplendor

 

No digo que Afganistán sea un mero patio de colegio, que no lo es, pero concluir que toda una sociedad se representa con los principios que mueven a unos pocos extremistas violentos, es igualmente insensato. Afganistán sigue siendo un lugar peligroso, pero no por los afganos en general, sino por algunos cuantos señores de la guerra que buscan su propio beneficio o, también pudiera ser, pretenden luchar contra quienes les han estado haciendo la guerra en la puerta de su casa desde hace siglos: los occidentales. Ojalá que todos hubierais podido estar allí hoy conmigo para vivirlo como yo lo he vivido, para crecer como yo he crecido, y para abrir vuestra mente como ojalá consiga al transmitiros mi experiencia a través de estas palabras.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies