Nikon D610

La cámara perfecta para viajar

¿Cuál es la cámara perfecta para viajar? ¿Un smartphone, una Go-Pro, cámaras compactas, bridge, o una réflex? ¿Réflex de nivel inicial, avanzado o profesional? Antes de embarcarte en la difícil tarea de decidir cuál es la cámara perfecta para viajar, deberías preguntarte a ti mismo qué clase de viajero eres. O, mejor dicho, qué clase de fotógrafo viajero eres y quieres ser. Si bien, al igual que no existe un calzado perfecto para viajar pero sí existe un calzado perfecto para un viaje determinado, tampoco existe la cámara de fotos perfecta para viajar, pero sí puede existir la cámara perfecta para cada viajero determinado.

Mi equipo de trabajo y viaje al completo

TIPOLOGÍAS DE VIAJERO RESPECTO A LA FOTOGRAFÍA

Hay cinco grandes grupos de viajeros en lo que se refiere a fotografía: los que pasan de hacer fotos, los que sólo se hacen selfies o fotografían a diestro y siniestro, los que disfrutan fotografiando sin ánimo alguno de profesionalizarse ni dedicarse a ello, los que pretenden sacar todo el jugo a una cámara y poner a la fotografía como parte preponderante del viaje, y los que quieren dedicarse o se dedican de manera profesional a ello.

Si pasas de fotografía, me parece sano aunque creo que algún día te arrepentirás de no tener recuerdos de tus viajes. Si vas haciéndote selfies constantemente con cada lugar, monumento, paisaje, persona que encuentras en el camino…, te diría que rebajes tu ego, venzas el ansia de trascender y dejes de hacer el ridículo haciendo cientos de malas fotografías de cosas sin interés alguno, que nunca nadie verá (ni siquiera tú mism@). Si eres de este último grupo, no te compres una cámara réflex; es más, no te gastes dinero en una cámara, sigue utilizando tu móvil con el palo selfie: es más que suficiente.

Entramos en materia. Si eres de las personas que disfrutan haciendo fotografías pero no quieres gastarte un dineral ni tienes intención de profesionalizarte, tienes un montón de opciones entre las que elegir. Si tienes poco presupuesto o si es importante para ti el ir ligero de peso -mochileros-, no sería mala idea invertir en un móvil tipo iPhone, con una cámara buena y que al mismo te servirá para otras funciones durante el viaje. El comprar una cámara barata no va a hacer que tengas mejores fotos que con un móvil bueno, y además cargarías un trasto extra. Si acaso una GoPro podría darte una serie de beneficios como poder meterla en el agua o grabar vídeos con gran angular, o para poder llevarla encima si estás en zonas donde llevar un iPhone en la mano pueda suponer riesgo de robo.

Si realmente te gusta la fotografía, es uno de los motivos por los que te gusta viajar y piensas dedicarle gran cantidad de tiempo durante tu viaje, puedes empezar a pensar en invertir en una cámara réflex o incluso una EVIL. Mi consejo es que no pierdas el tiempo con cámaras compactas o cámaras bridge, pues si te gusta la fotografía pronto se te quedarán cortas. Y si no se te quedan cortas es porque no te gusta tanto la fotografía y entonces tenías suficiente con el iPhone o móvil similar, tal y como describí en el apartado anterior. ¿Pero qué réflex, o qué EVIL?

Vamos a analizar los distintos tipos de dispositivos en detalle.

LA CÁMARA PERFECTA PARA VIAJAR

GoPro

Indicada para vídeos, pues para fotografía deja bastante que desear. La GoPro es útil para viajeros que quieren grabar algunos recuerdos y llevar poco peso, o un dispositivo que puedan meter en agua o cargar durante un trekking con facilidad. Es también ideal para hacer vídeos-selfie sin necesidad de palo-selfie siquiera, pues su gran angular hace que con extender la mano ya se te vea más de medio cuerpo en la imagen. Eso sí, en condiciones de poca luz las fotografías tendrán una calidad muy baja; igualmente, las fotografías que requieren gran velocidad de obturación saldrán con probabilidad movidas. Hay cámaras similares de marcas menos conocidas a precio mucho menor, y que pueden dar prácticamente la misma calidad salvo que seas un sibarita de la imagen.

Mi Go-Pro, Hero3+, un poco antigua ya

 

Móvil con cámara de calidad (iPhone)

Si tienes que llevar un smartphone a tu viaje sí o sí, para reservar hoteles, mandar emails a la familia, guiarte con google maps, etc., aprovecha e invierte en un móvil que tenga una buena cámara, así llevarás un dos en uno. No podrás pedirle una calidad profesional a las fotos, ni la flexibilidad que una réflex o una compacta avanzada te darían, pero lo que ahorras en dinero, peso y espacio no es moco de pavo. Ideal para alguien que quiera fotos de recuerdo pero no sienta especial pasión por la fotografía. Un buen modelo para viajar podría ser el iPhone 5C, un poco más económico que los últimos modelos pero perfectamente válido para lo que buscamos.

Cámaras compactas y bridge

No las recomiendo para nadie, creo que pronto estarán extinguidas. Si te gusta la fotografía, pronto querrás una réflex; si no te gusta tanto la fotografía, un móvil con una buena cámara te dará un resultado perfecto. Si eres mochilero te podría interesar sólo en el caso de que no tengas ni quieras un smartphone, pero en cualquier otro caso sería mucho más recomendable comprar una GoPro antes que cualquiera de estos tipos de cámara. Es decir, si tienes un smartphone con una cámara buena, el complemento perfecto es una GoPro, no una cámara compacta o bridge.

Cámaras réflex

Aquí viene el meollo de la cuestión. Si te gusta la fotografía de verdad y piensas dedicarle bastante tiempo durante tus viajes, pues es una de las cosas que más te gustan de viajar, piensa en comprar una réflex. Existe gran cantidad de opciones de cámaras réflex, y de marcas, y dependiendo de tu presupuesto podrás encontrarlas desde escasos 400 euros hasta 3.000 o incluso mucho más.

Yo, personalmente, he tenido tres modelos Nikon. Empecé con la D3100 -nivel inicial-, pasé a la D5300 -nivel intermedio-, y de ahí pasé a la D610 -nivel profesional primerizo-. ¿Por qué no compro Canon? Porque quitando los modelos de gama baja y media Nikon supera por bastante a esta marca. En gama alta están mucho más igualadas.

¿Qué tiene de bueno y de malo cada uno de estos modelos y niveles de cámara? La serie D3x00 (D3100, D3200, D3300…) de Nikon es ideal para aquella persona que sienta en su corazón que quiere centrarse en la fotografía y disfrutar de ella al máximo, pero que no tiene mucho dinero, o que tiene miedo de llevar un “camarón” de más de 1.000 euros de viaje por lugares poco recomendables, o que quiere una réflex para probar cómo le va y más adelante comprarse otra mejor, si eso. También para aquellos que ante todo ponen el peso, pues estas cámaras pueden rondar los 700gr con objetivo incluido. Los objetivos, otro tema importante, ya hablaremos de ellos.

La clase inmediatamente superior, la D5300 y superiores, es para el mismo tipo de usuarios pero que dispongan de un poco más de presupuesto y tengan algo más de interés por el vídeo, pues esta serie tiene la pantalla abatible. Pocas diferencias respecto a fotografía suele haber, pues vienen a utilizar los mismos sensores y tecnologías. Puede ser una buena cámara de inicio para aquel que se lo pueda permitir y no tenga intenciones de ir mucho más allá. Existe una serie intermedia entre las D5x00 y las D6x0. Se trata de la serie de la D7100 y superiores, cámaras ya bastante avanzadas aunque no llegan a nivel profesional.

Este mayor tamaño del sensor, del tamaño del negativo de las cámaras analógicas, es lo que hace que el modelo D610 que tengo ahora sea considerado como el primer escalón de las cámaras profesionales. Para mí, este modelo fue el que identifiqué como la cámara perfecta para viajar en mi caso personal. Incrementa bastante el precio y el peso, pero sigue siendo bastante más económica que los modelos profesionales de Sony, Canon y más avanzados de Nikon.

En este caso, incluso aunque un viajero pueda permitirse algo mejor tendrá que tener en cuenta que estando de viaje las posibilidades de que una cámara sea robada o se rompa se incrementan, por lo que sería interesante disponer de un seguro para el equipo fotográfico. Yo, por ejemplo, tengo mi cámara de fotos asegurada con JCR Asesores. Una vez tuve que dar un parte por rotura y todo fue como la seda. El precio está en torno a los 160 euros al año por menos de 5.000€ de material asegurado.

Las réflex son sin duda una opción ideal para aquellos que deseen dedicarse a la fotografía con vistas a hacer algún trabajo profesional durante sus viajes, aunque sea un proyecto de futuro. Invertir en modelos más caros de réflex es algo que queda a presupuesto y capacidad de portar peso del consumidor, pero yo pienso que cualquier persona que no gane un sueldo con la fotografía tiene suficiente con éste modelo. Incluso los que se dedican profesionalmente a la fotografía tendrían suficiente con el modelo inmediatamente superior, el D750, que en calidad de imagen es prácticamente idéntico a la D610, sólo mejora el motor de enfoque, lo cual puede ser bastante útil en según qué tipo de fotografía. Pero no imprescindible.

La cámara perfecta para viajar
Nikon D610 con Nikkor 24mm 1.8G

Cámaras EVIL

No dudes en mirar las cámaras EVIL Fujifilm X-T10, se queda en los 331 gramos con zoom 16-50 y su precio ronda los 800 euros. Eso sí, la batería le dura bastante menos que a una réflex, y tiene menos cantidad de lentes entre las que elegir. También existe otro modelo superior, el X-T1, que ronda los 1.500 euros y tiene más opciones y pijaditas. Respecto a calidad fotográfica no llega al nivel de las réflex profesionales, pero no tiene mucho que envidarle (ya entramos en el campo de los gustos y opiniones personales).

En un nivel aparte están las Sony Alfa, con modelos que van desde los 1.050 euros, hasta los 3.000 euros, pasando por casi todos los precios que te puedas imaginar (solo cuerpo, sin lentes). Son cámaras EVIL “full frame” más ligeras que las réflex, y su calidad de imagen es tan buena e incluso mejor que aquella de las réflex profesionales de Nikon. Como mayor pega, la duración de la batería es menor, pero siempre puedes llevar varias de reserva. Otra pega es que tienen menos variedad de lentes y éstas son generalmente más caras que las de marcas como Nikon o Canon.

Lentes

Una vez hayas encontrado tu cámara perfecta para viajar, toca elegir las lentes. Para aquellos que prefieran la comodidad y lo práctico, lo ideal es un objetivo zoom del tipo Nikon 24-70mm, que aunque son versátiles suelen ser bastante pesados y una calidad de imagen menor que las lentes fijas. Sin embargo, para los que pretendan disfrutar de la fotografía al viejo estilo, primando la calidad y la ligereza de peso, lo ideal son las lentes fijas. En mi caso, con la D3100 tuve un 18-55mm, con la D5300 un 18-140mm (muy recomendable éste), y con la D610 he dejado a un lado los zoom y viajo con un Nikkor 24mm 1.8G como lente principal, acompañado de un Nikkor 50mm 1.8 con anillo macro y lente estándar, así como un Nikkor 85mm 1.8 y un Samyang 14mm 2.8 (éste más pesado), que llevo dependiendo del momento o del viaje. Esto es ya, como puedes imaginar, para los que han caído por completo en este caro hobby que es la fotografía.

Mi lente favorita: Nikkor 24mm 1.8G

 

2 comentarios

  1. Miguel Cidraque Orraj

    Saludos desde Ubeda.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies