Atmósfera mística en Fushimi Inari-Taisha, Kyoto

En Kyoto se encuentra el santuario sintoísta Fushimi Inari-Taisha, considerado el principal santuario sintoísta dedicado a la deidad Inari. Me desplacé hasta allí en tren, y nada más aproximarme a su entrada ya divisé el primero de los incontables torii, esas puertas de color rojo anaranjado que marcan la transición entre el mundo profano y el sagrado.

El inicio del camino de toriis... ¿izquierda o derecha?
El inicio del camino de toriis… ¿izquierda o derecha?

Fushimi Inari-Taisha

DSC_9027 copia

DSC_9023 copia

Situado a la entrada del primer santuario, establecido en la base de la montaña que albergaba, a su vez, otra serie de santuarios unidos con el principal y entre sí mediante filas de torii que delimitaban el camino. 1.302.000 torii inundaban el complejo, en un total de diez niveles de altura diferentes. En cada santuario se podían ver unos zorros llamados kitsune, representaciones de la deidad Inari, patrón -o patrona- de los empresarios, entre otras muchas facetas atribuidas a la misma. En aquel ambiente de santuarios, animales de piedra, deidades y espíritus, unida a la tremenda soledad del lugar, se me ponían los pelos de punta ante la fugaz idea de que sería un escenario ideal para rodar una película de terror.

El que escribe, preparándose para la caminata bajo los Torii
El que escribe, preparándose para la caminata bajo los Torii
La entrada al recinto
La entrada al recinto
kitsune, el zorro divino
kitsune, el zorro divino

DSC_9053 copia

En el santuario de la base se concentraban las multitudes que venían a rezar, pero eran poquísimos los que se aventuraban a caminar hasta la cima, ardua tarea para la que se empleaba algo más de una hora subiendo escalones. Ya en la cima cayó el Sol y, siempre circulando bajo un manto de múltiples torii, en la soledad de la noche y la luz de unos pocos focos, se creó una atmósfera mística como he sentido pocas en mi vida.

kitsune, el zorro divino
kitsune, el zorro divino
DSC_9026 copia
Papelitos con peticiones

Descendiendo en la oscuridad, me crucé más mapaches que personas, y el único sonido que retumbaba entre los torii  de Fushimi Inari-Taisha era el rítmico golpeteo de mis pies de peldaño en peldaño.

Torii alumbrados por los focos, ya de noche
Torii alumbrados por los focos, ya de noche
La noche cae sobre Kyoto, imagen desde lo alto de la montaña sagrada
La noche cae sobre Kyoto, imagen desde lo alto de la montaña sagrada

En una entrada anterior también os conté sobre el santuario sintoísta de Miyajima.

Sin comentarios

  1. Enorabuena! Te he nominado para The Versatile Blogger Award! http://wp.me/p4uXaJ-be Un saludo!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies